Exámenes a la vista

Por María Mercedes Gutiérrez-Moyano Zimmermann

Estamos a las puertas de mayo, mes decisivo para muchos estudiantes, especialmente para todos aquellos que se enfrentan a pruebas que pueden decidir su futuro académico.

Es el caso de los estudiantes de 2º de Bachillerato, donde además de intentar obtener buenas notas en los exámenes finales, se enfrentan a otras pruebas en junio decisivas. La EBAU, pruebas que les abrirán o les cerrarán las puertas para poder escoger las carreras universitarias o los estudios que deseen.

Hay una serie de factores importantes para el éxito.

Motivación. Es un factor clave, especialmente la motivación intrínseca, la personal, la tuya. Llevas ya varios meses encerrado en casa o en la biblioteca estudiando y hay que seguir, aunque a veces estés cansado y no  tengas ganas. Aún así, tu actitud, tu esfuerzo, tu trabajo diario, son importantes para conseguir tus objetivos.

Planificación. Haz un plan semanal. Estudia a diario y distribuye las materias que tengas que estudiar en las horas que tengas disponibles por las tardes. Estudia tres o cuatro asignaturas al día, si puedes. No estudies hasta muy tarde y procura no despertarte muy temprano para repasar porque te puedes agobiar. Dedica algún tiempo del fin semana a descansar, así que por lo menos deja una tarde libre para el ocio. Si el plan te funciona, síguelo y si no modificalo en función de tus objetivos.

Atención y concentración. Empieza por leer bien y entender lo que estudias. Siéntate y  coloca en tu mesa lo que necesites para estudiar, tablet, libro, libreta, bolígrafos, etc. Aleja el móvil, y desde luego baja el volumen, ya que cualquier estímulo distractor disminuirá tu atención y te hará perder tiempo. Si te cuesta memorizar, usa papel y lápiz para hacer alguna anotación, o algún esquema o resumen que te ayude. También puedes hablarte a ti mismo para centrarte más en lo que estás leyendo.

Memorización. Cuando empieces a estudiar, empieza por asignaturas de dificultad media, después, por las difíciles y deja las más fáciles para el final, ya que estarás más cansado. Dedica una hora, hora y media a cada asignatura. Posteriormente haz un descanso de 10 minutos y cambia de asignatura. No estudies asignaturas parecidas ya que te pueden conducir a error (ejemplo: física y matemáticas). Intercambia asignaturas.  Comprueba que te lo sabes bien. Es muy importante que repases los contenidos, así que cada día relee lo que estudiaste el día anterior ya que así fijarás más los contenidos en tu memoria.

Ansiedad. Es habitual que muchos padres, comenten que sus hijos “están de los nervios” y así en muchos casos somatizan,  pueden estar más inapetentes, dormir menos, tener pesadillas, quejarse de que no les va a dar tiempo, que van a suspender, etc.  Los resultados son importantes, pero céntrate en el día a día, en tus objetivos. En los descansos, intenta respirar despacio, escuchar alguna canción relajante y por la noche, tómate alguna infusión que te ayude a dormir. Evita el tabaco, el café, el alcohol, comidas copiosas y todo aquello que te active.

Realismo. Intenta ser realista. Estás haciendo un curso difícil pero si has obtenido buenas calificaciones, ahora te toca el sprint final. Si no las has obtenido, intenta hacer todo lo que puedas para mejorar tus notas. No te agobies con pensamientos del tipo, “voy a suspender”, “no voy a tener la nota para entrar en…”   porque son inútiles para centrarte y así aprovechar el tiempo. Céntrate en el presente, en el ahora, en tus objetivos de estudio, de trabajo. Confía en ti mismo, en tus habilidades, en tu talento y como suelo decir yo “quiero, puedo, lo haré”, así que anímate con frases como estas o busca las tuyas.

Padres. Tienes muchas asignaturas que estudiar, poco tiempo libre, probablemente estás cansado y deseando que acaben los exámenes. Así que los padres pueden y suelen ser un gran apoyo para sus hijos. Escuchen, animen, tranquilicen, refuercen y sean realistas. Son épocas difíciles y es probable que la relación con ellos, sea más distante, diferente, porque al estar más tensos, esa tensión se refleja en la relación con sus progenitores, pero ya no queda mucho. Han estado y sigan estando ahí para ellos, se lo merecen.

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Vicky dice:

    Aprendí cosas que no sabía. Práctico, útil.
    Graciñas
    Un saludo

Deja un comentario