La vida nos da sorpresas

En los momentos actuales,  sería más idóneo decir que más que sorpresas,  la vida nos  ha dado y  nos está dando unos sustos morrocotudos.

Estamos viviendo una situación mundial para la que no estábamos preparados. Veíamos  en el televisor imágenes de  lo que acontecía en China,  Irán, Italia.  Los más ingenuos confiaban en que las fronteras nos protegerían. Los desconfiados podían ser más cautos, pero todos desconocíamos  el impacto que el Covid-19 tendría en nuestras vidas.

De golpe y porrazo, el Gobierno nos ordena pertrechamos en nuestra vivienda, para salvaguardar nuestra vidas. Primero dos semanas, después dos más, y aún no tenemos fecha límite de confinamiento. Pasamos de una vida confortable, de derechos, de tomar nuestras propias decisiones y elecciones a una vida confinada, de deberes, de aislamiento,

Nos sugieren que vayamos a la calle lo mínimo posible, para trabajar, o hacer alguna compra;  protegernos con guantes, con distancia social,  y al volver a casa lavarnos las manos concienzudamente.  Ese  virus villlano, imperceptible, microscópico, nos está debilitando porque aún no disponemos de los medios para destruirlo o controlarlo.

Obligados a quedarnos en casa,  la mayoría es obediente, solidaria e intenta no contagiarse ni contagiar a los demás. ¿Y ahora qué? ¿Qué actividades realizamos a diario todos los días? Las personas que tienen trabajo fuera o dentro de su casa tienen algunas o bastantes horas ocupadas. Los niños y jóvenes están en clases y con deberes.  Es beneficioso tener rutinas. Las personas que no pueden o no tienen trabajo llenan o intentan llenar día con diversas actividades, “on line”  Charlamos,  vemos películas, leemos, paseamos por el pasillo,  tenemos clase de cocina, yoga, inglés, etc. Limitemos la sobreinformación. Prestemos atención a noticias contrastadas durante un rato y mejor al mediodía. Y sí, es posible y comprensible que haya momentos de tedio por la reducción de nuestras actividades de ocio, de amigos, etc. No tenemos que estar todo el día llenando las horas para que sean más cortos.

Podemos somatizar, tener pesadillas, dolor de cabeza, molestias estomacales, etc. Nuestro cuerpo nos avisa de cómo vivimos estos días. Podemos tener momentos de inestabilidad emocional.  Unas personas serán más vulnerables que otras dependiendo de su forma de ser, de su actitud, de su resiliencia. Miedo, ansiedad, frustración,  impotencia, tristeza,  desolación, enfado. Averigüemos qué tipo de pensamientos se esconden detrás de estas emociones y escribamos un diario. Podemos pensar en el inminente futuro, en la posibilidad de enfermar,  en la fecha de regreso a mi vida cotidiana,  de qué voy a vivir, o en cómo van a cambiar nuestras vidas, etc. Aunque no crean todo lo que piensan. Los pensamientos son ideas, imágenes, no hechos.  Nuestro cuerpo es un reflejo de nuestro equilibrio emocional. Intentemos ser realistas,  vivamos el presente y así probablemente estaremos más estables. Si no logran ese equilibrio, hablen con amigos o llamen al teléfonos donde le prestarán ayuda psicológica.

Puede que esta indeseada experiencia nos permita desarrollar mayor resiliencia, valorar más lo que tenemos y descubrir que podemos vivir con pocas cosas. Y a las ocho de la tarde valoren el esfuerzo, el trabajo que están haciendo por y para su salud. Así venceremos al Covid-19.

Qué tiempos aquellos cuando China Crisis, era un grupo musical británico que en 1983  componía canciones como Working with Fire and Steel y Whisful Thinking.  Cuando Cobi, la mascota diseñada por Mariscal para los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, lucía en un pin o en una camiseta.

Ahora Crisis China y Covid son vocablos feos, desagradables. Son estímulos que nos recordarán una época que quizás muchos desearemos olvidar.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Vicky dice:

    Hola Kika, como siempre sacas cosas bonitas de lo menos bonito: «los pensamientoss ideas imágenes no hechos» también mencionas que es un momento ideal para valorar más lo que tenemos algo muy cierto.
    Al grupo musical no lo conozco, pero de Cobi si me acuerdo lamascota de las olimpiadas.
    Te felicito por el artículo un abrazo y un saludo

Deja un comentario