Mi gran Amigo. Yo

Mercedes Gutiérrez-Moyano Zimmermann

Somos grandes pensadores. Pasamos muchas horas de nuestra vida pensando.  Nuestras creencias sustentan y determinan nuestros pensamientos. Pensamos en cosas nimias, superfluas, importantes, etc. Pensamos en el presente, en el pasado, en el futuro. Pueden ser nuestros aliados o nuestros peores enemigos. Podemos generar pensamientos realistas, racionales, pero también algunos irracionales, absolutistas, absurdos, catastrofistas. Y estos íntimos pensamientos automáticos, los creemos firmemente. Pero los pensamientos, son lo que son, pen-sa-mien-tos. No los confundamos con hechos.

Nuestros monólogos interiores pueden beneficiarnos si nos facilitan, o consiguen encaminarnos hacia el logro de objetivos, a solucionar problemas, a enfrentarnos con lo que nos ocurre en nuestro día a día. Pero pueden ser impedimentos, obstáculos que nos limitan, perjudican o nos apartan de nuestras metas.

¿Conocemos esos monólogos?  ¿Nos hemos parado a escucharnos? Cuando alguien allegado a nosotros tiene un problema, está triste, temeroso, enfadado, preocupado, salen de nuestra boca frases de alivio,  de ayuda, de ánimo para disminuir la intensidad de sus emociones. Intentamos proporcionar otro enfoque e incrementar su valor, su coraje, su acción. ¿Usamos estas mismas frases o parecidas con nosotros mismos?

¿Empleamos un lenguaje realista con nosotros mismos? ¿Nos hablamos utilizando el Yo, el Tú o el Nosotros?

Es útil y práctico conocer mejor nuestro lenguaje interno. Así que manos a la obra. Intentemos recordar alguna situación problemática a la que nos hayamos enfrentado recientemente. Contesta a las siguientes preguntas anotando sus respuestas:

¿Mis pensamientos me permitieron arrancar o me frenaron?

¿Me anticipé pensando en lo peor que podría suceder?

¿Me fié de esos pensamientos?

¿Comprobé la efectividad de los pensamientos?

Si fuera su mejor amigo, ¿le habría dicho lo mismo?

¿Mi amigo me hubiera dicho lo mismo que me dije yo?

¿Mis pensamientos coincidieron con lo que pasó en realidad?

Como dijo Albert Ellis “Toda persona tiene capacidad para cambiarse a sí misma”

Podemos cambiar, pero, ¿queremos cambiar? ¿Sabemos gestionar emociones indeseadas, desagradables, como el miedo, la tristeza, la ira, los celos? A menudo suele ser difícil pero podemos grabarnos o apuntar con celeridad todos los pensamientos que fluyen en nuestra mente. Al escucharlos o leerlos, podremos identificar cuáles son los menos productivos, los más negativos, los que más nos limitan.

¿Son éstos pensamientos los que le diría a un amigo? Si es así, enhorabuena. Pero si la respuesta es negativa intentemos sustituirlos por otros más realistas, resolutivos. No es tarea fácil, pero podemos empezar.  Seamos nuestros mejores amigos modificando nuestro lenguaje interior. No se trata de engañarnos, ni de pensar algo que no creamos. Intentemos ser benévolos, amables, menos exigentes, menos agoreros y más realistas.

Estamos a tiempo y merece la pena.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. M.Luz dice:

    Hola Mercedes,me ha encantado .
    Mi gran amigo «Yo»
    Mi última recaída debido al T.Bipolar 2 ha sido el 9,hacia tres días que había ido a mi Psiquiatra tú sabes quien es.
    Estaba genial.
    El día 10 d Febrero me despierto con una enorme angustia,otra vez! Dios mío que cruz..
    El miedo y la ansiedad se iba disparando cada vez más rápido.Trabajé una hora,y acudo a tú consulta.
    Recuerdo tus palabras,no dejes d trabajar.
    No te hice caso.
    Cogí la baja.
    Mis pensamientos me frenaron (mejor dicho me paralizaron )
    Evidentemente me anticipé que me esperaba un par d meses terribles.
    Claro que me fié de esos pensamientos,dejándome al borde del precipicio.
    Pues si comprobé que cuanto más metida estaba en ese bucle destructivo d pensamientos peor me sentía.
    Evidentemente a mi mejor amiga le daría fuerza positividad y que salga d esa espiral nociva y destructiva.
    Si claro,mis amigas me dirían lo mismo que yo.
    Y que siempre hago con mis enfermitos.Cada día con mi sonrisa,mi aptitud positiva…Les inyecto grandes dosis d positividad,fuerza,coraje…
    Todas las personas tengan o no una enfermedad crónica,está en nosotros el coger el camino d la derrota y seguir anclados sin avanzar o coger al toro
    por los cuernos y decirnos yo puedo!
    Nada ni nadie va a impedirme avanzar aunque tenga días tristes,angustiosos etc.
    No luches contra esas emociones.
    Llevarlas d la mano como si fuesen tú mejor amiga.
    Desde luego,soy fuerte como tantas veces me has dicho Mercedes.No te hacia caso….
    Espero y en ello estoy; d poder gestionar mis pensamientos,ante una nueva recaída.
    Procuraré ser menos quejicas y más luchadora .Y por supuesto más realista.
    Haré y espero conseguirlo
    Tus palabras d cada consulta.
    Que haces para estar mejor?
    Haré cosas que me enseñaste tantos años y que no hacía.
    Al fín y al cabo es por mi bien.
    Merece la pena Mercedes.
    Un abrazo virtual!!

  2. Andrea R. dice:

    La mente puede ser una gran fortaleza, pero también nuestro talón de Aquiles. Durante mucho tiempo y casi cada noche cuando me iba a dormir me sentía abrumada por la cantidad de pensamientos negativos que me rondaban. Me atormentaban de noche y de día,
    debilitando y aumentando mis miedos hasta el punto de no poder disfrutar de lo que me rodeaba.
    De todo mi entorno yo era la más critica conmigo misma,pero cuando algún familiar o amigo tenía algún problema intentaba tratarlo con tacto y positivismo. La razón de ello es que era más fácil abordar un tema de otra persona que mis propios problemas.
    Pero llegó un momento en el que ya no me bastaba con ir capeando el vendaval de mi mente,quería vivir feliz.
    Gracias a tu ayuda me hice más fuerte y más segura de mí misma,mientras los pensamientos negativos y fatalistas iban perdiendo fuerza poco a poco. Aprendí que no pasa nada por tener momentos de bajón,porque lo importante era seguir avanzando.
    Estoy muy contenta de poder decir ahora lo que más ocupa mi mente son las ilusiones y sueños que quiero cumplir.

Deja un comentario